LEGE

LEGE

domingo, 19 de diciembre de 2010

Mira que te mando que te esfuerces.

"Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes. Porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas" Josué 1:7

Este es un versículo bíblico, que nos dice mucho y sobre todo en esos momentos que nos sentimos desmayar por situaciones en las vida, que nos debilitan en la fe y esperanza, pero la palabra de Dios nos dice, que no desmayemos y sigamos adelante, que en cualquier situación de nuestras vida Dios no nos dejara solos, que Dios cuida de mi y de ti.

Este versículo bíblico, muchos religiosos le dan una interpretación muy personalísima, es decir que la palabra esfuerzo, la entiende como ese esfuerzo que muchos hacen por conseguir lo que se quiere tener, en nombre de Dios; decir primeramente que no lo comparto, puesto que esos sentimientos individualistas son los que nos han heredado y vivimos en la sociedad que vivimos, donde al uno no le importa lo que al otro le pueda pasar, siempre y cuando no sea a el que le este pasando tal situación. De hecho, el espíritu de ese versículo, versa por la situación de aquel momento, y que aun recobra vigencia, puesto que fue cuando el pueblo de Israel se preparaba para la conquista de Canaán, y entrar en la tierra prometida, Dios le promete a Josué que nunca lo desamparará y requiere de él de dos virtudes indispensables, el esfuerzo y la valentía. Dios no ha cambiado hoy y requiere que sus hijos nos mantengamos en pie de lucha frente a las adversidades. Y digo que se encuentra en total vigencia, uno por ser palabra de Dios, en quien creo fielmente; dos, porque se aplica en cada circunstancia en la que como humanos y que por nuestros sentimientos, decaemos en algunas circunstancias, necesitamos saber que a pesar de todo Dios esta con nosotros; y tres, porque la historia de la vida, esta escrita en base a las contradicciones mismas, en las que se le ha buscado una respuesta y que es el pueblo unido, que tiene que mostrar esa valentía y esfuerzo para sobrepasar las adversidades y poder alcanzar esa sociedad terrenal que como humanos, nos pertenece y nos merecemos, eso sin dejar a un lado el anhelo de también ganarnos ese espacio celestial.

Ser valiente no significa ausencia de temor, todos los seres humano, hemos sentido miedo en algún momento. El valor es la capacidad para continuar a pesar de los temores. La mejor manera de ser valiente es enfrentar lo que tememos. Es mejor hacer las cosas con miedo que no hacerlas porque tememos. Dios no nos ha dado el espíritu de cobardía, sino de poder, amor, y dominio propio.

"Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones, por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar; aunque bramen y se turben sus aguas, y tiemblen los montes a causa de su braveza." Salmos 46:2

En realidad este versículo de Josué 1.7 y relacionado con el anterior, Salmo 46.2 me parece, no los únicos, pero si, algunos que a nosotros como estudiantes nos fortalecen, puesto que a lo largo de estos cinco año de estudio, en alguna manera y a titulo personal me refiero, pero se que a cualquier estudiante le puede suceder o haber pasado por situaciones similares, difíciles en las que sentimos que son muchas las adversidades para lograr el objetivo, pero que a pesar de ellas, tenemos a ese Dios que nos guarda y nos fortalece cuando mas lo necesitamos.

Autora: LOURDES ARGUETA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada